Un excorredor de Goldman Sachs, Fabrice Tourre, fue declarado el jueves responsable de fraude, en una demanda civil que se ha convertido en uno de los símbolos de la cultura de Wall Street en los años previos a la crisis financiera de 2008.

Un jurado de un tribunal federal de Manhattan declaró a Tourre culpable de seis de los siete cargos que pesaban en su contra, en un caso civil por el que podría ser condenado a una multa o a una prohibición de por vida de trabajar en el sector financiero de Estados Unidos.

Tourre, un francés de 34 años, fue llevado a juicio por la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) por su papel en la venta a varios inversores de un producto financiero llamado Abacus y que estaba basado en valores respaldados por hipotecas.

Fabrice TourreSegún la acusación, Tourre dio a entender que el magnate de los fondos de alto riesgo John Paulson, quien había participado en la creación del instrumento, estaba entre los inversores, sin advertir de que en realidad estaba apostando en los mercados contra ese producto. Al final, los inversores perdieron unos $1,000 millones.

La SEC presentó el caso como un ejemplo de la “avaricia” de las firmas de Wall Street con prácticas financieras dudosas que acabaron generando la crisis que estalló en el 2008 con la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers y que se extendió a todo el sector financiero.

La acusación presentó, además de una serie de testigos, correos electrónicos de Tourre a su novia, en uno de los cuales decía que estaba vendiendo bonos hipotecarios tóxicos “a viudas y huérfanos”.

El caso ocasionó críticas contra la SEC por presentar la demanda contra un empleado de nivel medio de uno de los grandes bancos de inversión de Estados Unidos, en lugar de contra sus supervisores directos o los responsables de la entidad.

Fuente: El Nuevo Herald

¿Que opinas sobre este tema?